lunes, 22 de octubre de 2018

Cómo hacer que escribir sea más divertido


¿Has notado cuántos chistes empiezan con "¿Has notado?"? ¿Y qué pasa con "¿Qué pasa?"? Pueden darse muchas  situaciones divertidas al simplemente notar cosas cotidianas que normalmente uno no observa a diario. Así que si quieres añadir un poco de humor a esa historia, o charla, o guion que estás escribiendo, aquí hay algunos consejos y trucos para encontrarlo.

Toda gran historia, incluyendo las comedias, consiste en un puñado de ingredientes básicos: quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo.

Los escritores se han planteado estas preguntas al menos desde el siglo I a.C. Sin embargo, ninguna puede  responderse con un simple sí o no. Exigen detalles y cuanto más específicos los detalles, más divertida la historia.

Empecemos con el quién, el personaje de comedia. Piensa en los libros, programas de televisión y películas que te hacen reír. Por lo general, están llenos de tipos divertidos, o arquetipos. El sabelotodo, el perdedor adorable, el mal jefe, el neurótico, la cabeza hueca. Por cierto, son todos personajes que se encuentran en la Commedia dell'Arte, o la comedia del arte de finales del Renacimiento italiano y que todavía no pasaron de moda.

La regla de esta obra para crear personajes cómicos es encontrarles un fallo, y luego ponerlo en evidencia. O puedes intentar lo opuesto. Cuando el chico más listo hace la cosa más estúpida, o el tarado se burla del cerebrito, tendemos a reír porque no lo vimos venir.

Se dice que el comediante griego, de la Antigüedad, Aristóteles, ha dicho, "El secreto del humor es la sorpresa". Esta sorpresa, o la teoría de la incongruencia del humor, afirma que nos reímos de cosas que parecen fuera de lugar o no concuerdan con nuestras expectativas, como una rana que sale con un cerdo, o un lagarto que vende seguros, un bebé que baila disco, una monja que baila disco, un gato que baila disco. En realidad, un bebé, una monja o un gato hagan lo que hagan, especialmente en una discoteca.

Una manera divertida de encontrar incongruencias es mediante conexiones. En realidad dibujándolas mentalmente. Comienza con algo pequeño. Elige una palabra; yo elijo salmuera. Apúntala y lo más rápido que puedas, trata de hacer conexiones. ¿En qué me hace pensar una salmuera? ¿Quién se come las salmueras? ¿Qué recuerdos de las salmueras tengo desde la infancia?

Otra gran manera de generar material cómico es pasar de la observación a la imaginación, intentado pasar de "lo que es" a "¿y si?" De modo que, por ejemplo, ¿qué pasaría si en lugar de un caballo, solo tuviéramos un par de cocos? Está bien, pensemos en algunos otros momentos memorables en la historia, literatura, o el cine. ¿Y si los cocos estuvieran de moda? A lo loco, suéltalo.

Aún si una idea parece exagerada, o demasiado obvia, o simplemente tonta, intenta apuntarla de todos modos. Lo obvio para ti no tiene por qué serlo para otra persona. Y lo contrario de la idea más tonta podría llegar a ser la más inteligente.

¿Qué pasa con todas esas cosas tontas que suceden en la vida real? ¿Alguna vez notaste cuanto humor gira en torno a las cosas que irritan, frustran y humillan? Will Rodgers dijo: "Todo es divertido siempre que le pase a otra persona". Así que si tienes una mañana de mala muerte, imagínate que esto le ocurre a un personaje que está escribiendo, y por la tarde, es posible que al menos la conviertas en una historia divertida.

Una vez que tengas tus personajes y la historia, aquí hay algunos trucos cómicos rápidos y fáciles para que triunfen.

La regla de tres, o el zig zig zag. Intenta establecer un patrón predecible, el zig zig, y a continuación, dale la vuelta, zag. Un rabino, un sacerdote y un coco entran en un bar. La regla dice que el chiste llega al final de la línea. Un rabino, un sacerdote y un coco entran en una discoteca. Eso nos lleva a la regla de la K. Por alguna razón, las palabras que suenan con K nos llaman la atención y se consideran cómicas. ¿Coco, disco, cacahuate, criquet? Bien, así que no siempre oímos las risas.

El humor es subjetivo. La comedia se hace a base de ensayo y error. Escribir significa reescribir. Solo sigue intentando. Encuentra los defectos, descubre los detalles, añade incongruencias y palabras que suenen con K. Y recuerda, la regla más importante para escribir con humor: diviértete.

Como dijo Charles Dickens, "No hay nada en el mundo tan irresistiblemente contagioso como la risa y el buen humor". Y la música disco.

1 comentario: